El Progresismo chileno ante despliegue militar de EE.UU. en el Caribe: “La comunidad Internacional y la ONU deben rechazar el despliegue militar estadounidenses en frontera venezolana”

El presidente norteamericano anunció este miércoles el despliegue de la fuerza militar hacia el Caribe, en el límite de las costas del Caribe Venezolano y cerca del Pacífico oriental. El llamado de los y las progresistas es a estar alerta para defender los valores que la comunidad internacional promueve.

El miércoles recién pasado, Donald Trump anunció un despliegue militar de gran magnitud  cerca de las aguas de Venezuela y el Pacífico oriental, bajo el argumento de “combatir el narcotráfico”, esto, en medio de crisis sanitaria mundial por el COVID-19. Se trata de un despliegue en el que participan la Armada, la Fuerza Aérea y la Guarda Costera.

El Partido Progresista de Chile, ve con preocupación el despliegue militar norteamericano poniendo especial foco en que las consecuencias de movimientos militares de este tipo por parte de EE.UU. ya han quedado claras.

Al respecto, Camilo Lagos, presidente del Partido Progresista señala que, “Hemos visto ejemplos recientes de los resultados de estas intervenciones como es el caso de lo ocurrido en Irak, Siria o Afganistán, con portaaviones navegando prepotentemente por aguas internacionales, acusaciones sin fundamentos contra gobiernos locales, todas acciones bélicas de carácter imperialista al realizarse por sobre los valores que la comunidad internacional promueve y sin consentimiento alguno del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas”, dice el economista.

Acerca de la implementación de estas graves acciones en medio de una crisis sanitaria que está afectando a gran parte del mundo, el líder del PRO advierte que “Es lamentable que el presidente Trump, en plena crisis pandémica mundial por el Covid 19, la que además el pueblo norteamericano está padeciendo con tanta dureza, no desista de su afán intervencionista contra el pueblo de Venezuela”, dice agregando que, “Desde Chile, hacemos un llamado a las organizaciones responsables del derecho internacional y especialmente al Consejo de Seguridad de la ONU, a observar los pasos y decisiones que se están tomando en el Caribe. A que se respete la autodeterminación de los pueblos. América Latina y el Caribe somos pueblos de Paz” sentencia Lagos.

Con base en los resultados que ha tenido anteriormente la lucha de Estados Unidos contra el flagelo del narcotráfico, el economista es claro al señalar que “Donald Trump está en una fracasada respuesta a la lucha contra el tráfico de drogas. Si hay un lugar donde se debe avanzar decididamente en quitarles espacio es en el propio EE.UU”, declara.

Por todo lo anterior es que el llamado de los y las progresistas frente a esta nueva arremetida imperialista del presidente Trump, es a poner en alerta a las voces progresistas de paz, así como también a los organismos multilaterales llamados a promover la resolución pacífica de conflictos.




Conozca el reportaje del NY Times: ¿Quién fue responsable del incendio de la ayuda humanitaria para Venezuela?

CÚCUTA, Colombia – Era una narrativa que cuajaba bien con las críticas por autoritarismo contra el gobierno venezolano: las fuerzas de seguridad, bajo órdenes del presidente Nicolás Maduro, prendieron fuego a un convoy de ayuda humanitaria mientras millones de personas en su país padecen enfermedades y hambruna.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, escribió que el “tirano en Caracas bailó” mientras sus secuaces “quemaban comida y medicinas”. El Departamento de Estado estadounidense publicó un video en el que se afirmaba que Maduro ordenó la quema de los camiones. La oposición venezolana se refirió a las imágenes de la ayuda en llamas, reproducidas por medios y televisoras en toda América Latina, como evidencia de la crueldad de Maduro.

Pero hay un problema: parece que fue la misma oposición —y no los hombres de Maduro— quien accidentalmente prendió fuego al camión.

Grabaciones no publicadas y obtenidas por The New York Times, así como filmaciones que sí se difundieron —incluidas tomas compartidas por el gobierno colombiano, que ha culpado a Maduro del incendio—, permitieron hacer una reconstrucción de lo sucedido. Esta sugiere que un cóctel molotov lanzado por un manifestante en contra del gobierno es el causante más probable del incendio.

En algún momento, una bomba casera hecha con una botella fue lanzada a las fuerzas de seguridad que bloqueaban un puente que conecta a Colombia y Venezuela para impedir que los camiones con la ayuda pudieran cruzar.

Pero el trapo usado para que estallara la mezcla del coctel se separó de la botella y, ya encendido, voló hacia el camión.

Unos segundos después la grabación muestra a ese camión en llamas.

El mismo manifestante es visible en otro video, unos veinte minutos antes de lo sucedido, impactando otro camión con un coctel Molotov, sin que ese vehículo se quemara.

Continue reading the main story

Lo que sucedió en el puente

El 23 de febrero, cuatro camiones con ayuda humanitaria llegaron a Cúcuta, Colombia, en la frontera con Venezuela. Las manifestaciones ahí se tornaron violentas y parte de la ayuda fue incendiada en los enfrentamientos. Así se desarrolló la situación:

Río Táchira

Tras la llegada de los camiones, las fuerzas de seguridad venezolanas dispararon gas lacrimógeno.

Segundos después este camión estaba en llamas.

Algunos manifestantes respondieron con piedras y cocteles molotov.

Uno lanzó un coctel molotov a las fuerzas de seguridad; el trapo encendido se separó de la botella y voló hacia el camión.

El gobierno venezolano fue ampliamente condenado después del incendio de la ayuda en febrero.

Más de tres millones de personas han huido de Venezuela por la crisis humanitaria causada por los malos manejos económicos de Maduro y su gobierno. Los opositores políticos que siguen en el país han sido reprimidos por las fuerzas de seguridad; varios fueron arrestados, torturados o forzados a exiliarse. Muchos manifestantes han sido asesinados durante las protestas y muchos más han resultado heridos.

Varios de los críticos de Maduro lo acusan de haber ordenado la quema de los medicamentos en el enfrentamiento fronterizo a pesar de que muchos venezolanos han muerto en los hospitales por la escasez de equipo y medicinas.

Continue reading the main storyFoto

Las tomas que muestran el camino del trapo encendido (“rag” en inglés) después de separarse de la botella. Para comparar, aparece otra botella aún con el trapo encendido dentro.CreditChristoph Koettl, Deborah Acosta, Drew Jordan y Anjali Singhvi

Sin embargo, la afirmación de que los camiones llevaban medicinas tampoco parece tener fundamento, según videos y entrevistas.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), principal proveedor de la ayuda que estaba en el puente para ser cruzada desde Cúcuta, no tenía medicamentos listados entre los objetos que anunció como donación. Un funcionario de alto nivel que estaba en el puente ese día de febrero le dijo a The New York Times que el envío quemado contenía suministros como guantes y tapabocas, pero no medicamentos. Videos revisados por el Times muestran que algunas cajas tienen kits de cuidado e higiene, que, según lo que los estadounidenses identificaron en sus listas, tenían suministros como jabón y pasta dental.

Aun así, persiste la acusación de que Maduro quemó medicinas.

“Maduro ha mentido sobre la crisis humanitaria en Venezuela; contrata a criminales para quemar comida y medicamentos destinados para el pueblo venezolano”, escribió John Bolton, asesor de seguridad nacional de Donald Trump, en un tuit publicado el 2 de marzo.

Después de ser contactados por el Times acerca de estas afirmaciones, funcionarios estadounidenses emitieron un comunicado más cauto sobre cómo habría iniciado el incendio.

“Relatos de testigos presenciales indican que el fuego empezó cuando las fuerzas de Maduro bloquearon con violencia la entrada de la asistencia humanitaria”, dice el comunicado. No especifica si esas fuerzas de Maduro iniciaron las llamas.

Funcionarios estadounidenses también hicieron notar que, sin importar las circunstancias, consideran responsable a Maduro porque bloqueó el paso de la ayuda humanitaria, castigando a los venezolanos necesitados.

“Maduro es responsable, por crear las condiciones de violencia”, indicó Garrett Marquis, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. “Sus matones negaron la entrada de toneladas de alimentos y medicinas mientras miles de voluntarios valientes buscaban resguardar y entregar la ayuda a familias venezolanas”.

El intento de ingresar la ayuda generó una confrontación que no se había visto en la frontera entre Colombia y Venezuela en años.

El 23 de febrero, la oposición venezolana planeaba atravesar un bloqueo militar impuesto por Maduro con la expectativa de que las fuerzas de seguridad del gobierno rompieran con él en vez de ser señaladas por no dejar pasar una ayuda tan necesitada. Los opositores argumentaron que entonces habría una cascada de deserciones militares que dejaría sin apoyo al gobierno.

En vez de eso, las fuerzas de seguridad de Maduro y pandillas vinculadas al gobierno atacaron a los manifestantes, que llegaron armados con piedras y bombas molotov. Uno de los camiones resultó quemado en el enfrentamiento, y eso encendió una amarga confrontación sobre quién había sido responsable.

El gobierno de Maduro también ha hecho afirmaciones sin fundamentos, como la permanente insistencia de que no hay escasez de alimentos en Venezuela.

Además, ha reclamado que el envío de la ayuda en realidad tenía suministros caducos o armas estadounidenses.

Pero una de las afirmaciones que sí sería confirmada por evidencia es la de que fueron los manifestantes quienes empezaron el incendio.

“Trataron de montar el falso positivo de que supuestamente el pueblo” había quemado los vehículos de carga “que traían comida podrida”, dijo Maduro el 27 de febrero. Pero “fueron ellos mismos, los delincuentes que [Iván Duque] pagó”, aseguró ante una multitud, en referencia al presidente colombiano.

El día del incendio el gobierno de Colombia estuvo entre quienes promovieron la teoría de que Maduro era responsable de ordenar el incendio. La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez publicó una fotografía de lo que llamó “uno de los camiones incinerados por los colectivos por orden de Maduro”.

Después de la destrucción del vehículo el gobierno colombiano envió capturas de la videovigilancia en el puente fronterizo a funcionarios estadounidenses y periodistas colombianos, de acuerdo con oficiales y reporteros que los recibieron.

El video fue editado para que mostrara a círculos de gente alrededor de las fuerzas de seguridad venezolanas que lanzaban gas lacrimógeno, que estallan al hacer impacto, hacia el convoy. Otras imágenes muestran al camión estallar en llamas con la implicación de que los funcionarios venezolanos fueron responsables.

Pero a esas tomas distribuidas por el gobierno colombiano les falta un periodo de trece minutos antes de que iniciara el incendio. Los oficiales de la oficina de Duque no publicaron el video completo después de varias solicitudes del Times.

Los manifestantes que lanzaron cocteles molotov desde el puente insistieron en que las fuerzas de Maduro y no sus bombas caseras iniciaron el fuego.

Junior José Quevedo, de 23 años, dijo que había llegado a las siete de la mañana de ese sábado y que intentó convencer a los policías de que dejaran pasar la ayuda. “Pero después llegó otro grupo armado, que eran colectivos”, en referencia a las pandillas aliadas al gobierno.

Adalberto Rondón, otro manifestante que lanzó bombas en el puente ese día, dijo que fue la Guardia Nacional Bolivariana la que empezó el incendio.

Su relato fue retomado ese día por funcionarios estadounidenses.

“Cada uno de los camiones incendiados por Maduro llevaba veinte toneladas de comida y medicinas”, escribió en Twitter el senador republicano por Florida Marco Rubio, al repetir una afirmación de una televisora colombiana que estaba en el puente. “Esto es un crimen y si la ley internacional significa algo entonces él debe pagar un alto precio por esto”.

Cuando el Times buscó a su oficina para conseguir declaraciones, un vocero de Rubio no hizo mención de responsabilidades por el incendio del camión e indicó en un comunicado que “Maduro tiene la responsabilidad plena por la destrucción de la ayuda humanitaria”.

Juan Guaidó, el líder de la oposición, mantiene que la ayuda tenía medicinas y que también fue quemada por Maduro.

Un portavoz de Guaidó, tras ser contactado por el Times el 7 de marzo sobre la información posiblemente contradictoria respecto del contenido del camión, dijo que “no tenía información precisa” y refirió las preguntas a la parlamentaria Gaby Arellano, encargada de la distribución de ayuda.

Arellano no pudo ser contactada esta semana, pero cuando fue entrevistada por el Times en el puente poco después del incendio del camión, el 23 de febrero, dijo que no llevaba medicamentos.

“Había tapabocas, jeringas, guantes, eso que usan en los quirófanos”, declaró entonces.

Arellano también dijo que las fuerzas de seguridad de Maduro habían quemado el envío y que sus fuerzas lanzaron latas de gas lacrimógeno que estallaron contra el vehículo.

“La bomba lacrimógena, sabes que hay una bomba cuando cae, echa candela”, indicó la parlamentaria. “Como eran cajas [en el camión] a lo que le cayó la primera, se prendió completo”.

Cuando el Times le preguntó si pensaba que había sido a propósito, comentó: “No tiene otra lógica, ¿no? Está el mundo, los medios estaban ahí en vivo. Hay videos para ver de todo”.

Aquí puedes ver el video completo [en inglés]:

Continue reading the main storyVideo

The U.S. Blamed Maduro for Burning Aid to Venezuela. New Video Casts Doubt.

By Publish Dateon March 10, 2019. Photo by . Watch in Times Video »



Venezuela y agresión a fotógrafa

(Por Oriana Zorrilla / Presidenta Consejo Regional Metropolitano Colegio de Periodistas de Chile). Este fin de semana nuestro sistema informativo se debatió entre las frivolidades de la gala -previa al Festival de Viña del Mar- y la grave situación generada en el hermano pueblo de Venezuela, a propósito de la autoproclamación presidencial de Juan Guaidó, y la supuesta ayuda humanitaria que Piñera y otros entregarían en la frontera.

Este fin de semana nuestro sistema informativo se debatió entre las frivolidades de la Gala -previa al Festival de Viña del Mar- y la grave situación generada en el hermano pueblo de Venezuela, a propósito de la autoproclamación presidencial de Juan Guaidó, y la supuesta ayuda humanitaria que Piñera y otros entregarían en la frontera.

No existen dimensiones entre un hecho y otro. Sin embargo, ambos se enfrentan comunicacionalmente con la misma mirada ligera, plena de lugares comunes y con una visión sesgada por intereses políticos, y al mismo tiempo, de incentivos vinculados a cadenas noticiosas estadounidenses.

En este contexto, y para ofrecer otra perspectiva y análisis de la realidad de lo que ocurría en Cúcuta, la fotógrafa chilena Nicole Kramm, en el ejercicio de su profesión, y en el lugar de los hechos, fue violentamente agredida tras ser alcanzada por una tanqueta que desertó en la zona de conflicto y atravesó las barreras de seguridad atropellando a las personas que se encontraban en el lugar.

Ante tal situación, tomamos contacto inmediatamente con Nicole Kramm, quien se encontraba en estado de shock y estable, luego de ser arrollada y a quien le expresamos nuestra solidaridad y apoyo.

Efectivamente, Venezuela se encuentra en una situación grave en la que está en juego la autodeterminación de su pueblo, la libertad de construir su propio sistema político, que no dependa de la hegemonía de Estados Unidos, y sobre la cual se ha articulado un relato tendencioso de crisis humanitaria, donde el hambre, la falta de medicinas y la represión agobian a su pueblo.

Como periodistas hacemos un enérgico llamado a las autoridades, al gobierno, a los medios de comunicación y a nuestros propios colegas de no exacerbar los ánimos beligerantes, a informar apegados a la verdad, y a respaldar todas las iniciativas que favorezcan el dialogo que le permitan al pueblo venezolano resolver en Paz su propia situación.

Más aún, cuando hace unas horas Juan Guaidó, mediante una comunicación pública ha llamado abiertamente a la intervención para supuestamente liberar a su Patria.




Declaración en apoyo a fotógrafa chilena Nicole Kramm víctima del ataque perpetrado por seguidores de Guaidó en frontera colombiana

Como “Cooperativa de Fotógrafas” estamos respaldando absolutamente sus palabras y difundiendo este hecho que nos parece vergonzoso, grave y que responde a la acción de la oposición junto con la intención de EEUU de intervenir en Venezuela. Sebastián Piñera como presidente de Chile y los medios de comunicación tradicionales deben responder ante este hecho como cómplices del intervencionismo.

Nicole Kramm,  fotógrafa chilena, registra desde hace años la realidad latinoamericana. Ésta vez llevó su trabajo a la frontera entre Venezuela y Colombia, para registrar los eventos en el puente Simón Bolívar.

Estando ahí en horas de la mañana, tres desertores de la Guardia Nacional Bolivariana robaron una tanqueta y la estrellaron contra el cordón de seguridad venezolano, instalado en el puente internacional Simón Bolívar que conecta a ambos países. Nicole fue atropellada por uno de los vehículos que intentaron embestir a la gente ahí apostada, resultando herida en su piernas y luego auxiliada en médicamente por los servicios locales. En éstos momentos se encuentra estable y ha hecho primeras declaraciones.

La organización “Cooperativa de Fotógrafas”, fundada en Chile y a la que pertenece Nicole, publicó una carta apoyando la labor de su compañera y acusando el contexto político en que la agresión tuvo lugar. Aquí la declaración:

“Nuestra compañera, amiga y fotógrafa Nicole Kramm fue herida en un atentado de oposición por tanques en el puente Simón Bolívar en Venezuela hoy 23 de febrero.

Estuvo a centímetros de perder la vida, quedó herida en sus piernas y en un estado de shock tras ser atropellada por tanquetas. Estamos en contacto con ella y se encuentra estable.

Como Cooperativa de Fotógrafas estamos respaldando absolutamente sus palabras y difundiendo este hecho que nos parece vergonzoso, grave y que responde a la acción de la oposición junto con la intención de EEUU de intervenir en Venezuela.

Sebastián Piñera como presidente de Chile y los medios de comunicación tradicionales deben responder ante este hecho como cómplices del intervencionismo.”