J. A. Lagos y expresiones de Bolsonaro: “Brasil va camino a una neo dictadura; hay una trenza de presidentes derechistas en América Latina dirigidos por EE.UU.”

Juan Andrés Lagos, miembro de la comisión política del Partido Comunista, alertó sobre la instalación de una neo dictadura en Brasil, caracterizada por la restricción de derechos humanos y sociales, así como la lógica cavernaria desde el punto de vista de las relaciones con otros Estados.

En ese contexto, el analista llamó a observar lo que está haciendo el mandatario de ultra derecha, más allá de sus dichos reivindicando la Dictadura y el genocidio en Chile denunciando una trenza de presidentes derechistas en latinoamérica dirigida por Estados Unidos.

 

Juan Andrés Lagos criticó la rapidez con que dirigentes democratacristianos salieron a respaldar el pronunciamiento de Sebastián Piñera, respecto a las ofensas de Bolsonaro contra la alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet.

Esto, añadió, considerando que Piñera no se ha referido a las políticas dictatoriales que su par brasileño ha implementado y reivindicado al ofender la memoria histórica de Chile.

 

El analista añadió que las ofensas de Bolsonaro se enmarcan en una estrategia geopolítica de su Gobierno, el Ejército brasileño y las empresas transnacionales, la cual busca destruir el multilateralismo en América Latina.

 

Según Juan Andrés Lagos, Sebastián Piñera tuvo la oportunidad histórica de plantear a Bolsonaro la urgencia de converger a nivel Latinoamericano para resolver la crisis medioambiental de la región, sin embargo, optó nuevamente por subordinarse a los intereses de las grandes potencias económicas.

 

El analista Juan Andrés Lagos concluyó que Sebastián Piñera sigue bajo la tutela de Jair Bolsonaro, quien ha ido echando abajo todas las políticas que refieren a los derechos humanos de primera, segunda y tercera generación en Brasil.




Amplio repudio a declaraciones de Jair Bolsonaro reivindicando el golpe de Estado en Chile y las violaciones a los DD.HH.

El presidente Jair Bolsonaro acusó este miércoles a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, de intromisión en asuntos internos y en la soberanía de Brasil, reivindicando a su vez el golpe de Estado del dictador Augusto Pinochet.

Asimismo, el mandatario de ultraderecha criticó al padre de la expresidenta Bachelet, quien fue torturado y muerto bajo la dictadura militar. Al respecto señaló que “Chile sólo no es una Cuba gracias a los que tuvieron coraje de dar un basta a la izquierda en 1973, entre esos comunistas su padre, brigadier en la época”.

El comentario de Bolsonaro llega después de una conferencia de prensa de la exmandataria de Chile en Ginebra en la que Bachelet alertó sobre una “reducción del espacio democrático” en Brasil debido a ataques contra defensores de la naturaleza y de los derechos humanos.

En primer término la diputada comunista Camila Vallejo, afirmó que con estos dichos Bolsonaro le está faltando el respecto a miles de compatriotas que fueron víctimas del terrorismo de Estado.

 

Del mismo modo, el presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre, Manuel Ahumada, respondió a Bolsonaro, señalando que, si no fuera por Pinochet y los militares, Chile tendría una independencia económica y el control de sus recursos naturales.

 

El presidente de la Federación Regionalista Verde Social y diputado, Jaime Mulet, criticó que el mandatario brasileño lleve la discusión a términos personales, pues no corresponde a la práctica de las relaciones internacionales.

 

Por su parte, la diputada Carmen Hertz, exigió que la cancillería haga una nota de protesta o llame al embajador de Brasil para hacer presente la molestia ante las ofensas de Bolsonaro.

 

En la misma línea, la diputada Emilia Nuyado, en su calidad de presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, anunció que se hará un solicitud formal a la Cancillería de Chile para que se haga llegar un nota de queja al gobierno brasileño.

 

La diputada Nuyado finalizó exigiendo al gobierno de Sebastián Piñera que rechace las declaraciones del presidente de Brasil, por dañar la memoria histórica de Chile.