Universitarios cuestionan nombramiento de Varela en Ministerio de Educación

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO

Tres de las  federaciones universitarias más emblemáticas de Chile lamentan el nuevo nombramiento del ministro de Educación de Sebastián Piñera, Gerardo Varela. La Fech, la Feuc y la Feusach iniciaron sus conversaciones para hacer frente a cuatro años de un gobierno que ve la educación como un bien de consumo.

Para Josefina Canales, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, el nombramiento es una señal política del Presidente electo que demuestra cuál es su postura frente a la educación en Chile. Además, agregó que comenzarán a reunirse con organizaciones estudiantiles para lograr convergencia.

 

Gerardo Varela es abogado, secretario del directorio de la Fundación Para el Progreso, uno de los centros de estudios más importante de la derecha chilena; además, es columnista de El Mercurio y El Líbero. Justamente desde estas tribunas ha hecho conocidas sus opiniones sobre la Educación. En una de ellas   planteó que “la Nueva Mayoría, sus ideólogos y seguidores han insistido en que la educación es un derecho social y no un bien de consumo”.

Alfonso Mohor, presidente de la Federación de estudiantes de la Universidad de Chile y vocero de la Confech, sostuvo que el escenario es adverso y la respuesta será articularse con el movimiento social.

 

El nuevo ministro fue presidente de Soprole, socio y consejero del Círculo Legal del Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas (ICARE), organización que tiene como misión la promoción de los principios, valores y conceptos que inspiran el desarrollo de la empresa privada.

El presidente de la Federación de estudiantes de la Universidad de Santiago, Juan Pablo de la Torre cree que el nuevo gobierno avanzará con reformas privatizadoras, y que no se puede entender una Educación como un bien de consumo y a la vez como un derecho social, tal como lo ha dicho el nuevo ministro.

 

Gerardo Varela asumirá el 11 de marzo la cartera de Educación, así como los otros 22 ministros y ministras que también han sido cuestionados por contradicciones y conflictos de interés en sus nuevos cargos.

image_pdfimage_print