Unión Bicentenaria de los Pueblos denunció “actitud servil” del gobierno chileno

Organizaciones sociales expresaron su solidaridad con Venezuela y rechazaron la agresión que está sufriendo el gobierno de Maduro y el rol del gobierno de Piñera en esta campaña internacional.

Santiago. La Unión Bicentenaria de los Pueblos – Capítulo Chileno (UBP) expresó este viernes su apoyo a los diálogos de paz en Venezuela y rechazó la “actitud servil” del gobierno de Sebastián Piñera y la declaración de la OEA que negó la legitimidad del acto electoral que reeligió al presidente Nicolás Maduro con el 67.84% de los votos.

Los representantes de la UBP, que agrupa a decenas de organizaciones sociales, sindicales, políticas y culturales, criticaron “la alevosa declaración de algunos países de la OEA negando la legitimidad del acto electoral venezolano, cuya transparencia y legitimidad es reconocida por la oposición democrática y la mayoría del pueblo venezolano”.

En conferencia de prensa, que contó con el apoyo del diputado del Partido Comunista, Boris Barrera, expresaron su apoyo al proceso bolivariano y de resistencia del pueblo venezolano ante la amenaza de agresión directa de Estados Unidos.

“Valoramos la actitud del pueblo venezolano que no se ha dejado amedrentar por las maniobras destinadas a violentar su convivencia pacífica y el orden democrático”, señaló el diputado Barrera.

El legislador agregó que ante los intentos de agresión imperialista, la UBP “rechaza enérgicamente tales pretensiones y condena la actitud servil de nuestro canciller y al gobierno de Chile por no rechazar esta descarada  maniobra injerencista que viola los principios constituyentes de la Organización de Estados Americanos y de las Naciones Unidas, como lo son el respeto a la soberanía de los pueblos y la no intervención extranjera en sus asuntos internos, mismos principios que constituyen las bases del Derecho Internacional que nuestro país ha suscrito y que está obligado a cumplir y mantener”.

En tanto, Juan Cuevas, presidente de la UBP, expresó su solidaridad con Venezuela y su rechazo a las políticas de injerencia de la OEA y en particular del Grupo de Lima y su animosidad contra el pueblo venezolano que no se ha dejado amedrentar por las maniobras destinadas a violentar su convivencia pacífica y el orden democrático.

Por su parte, el Presidente de la Confederación de Trabajadores Metalúrgicos, Contramet, Horacio Fuentes, criticó el accionar de los organismos internacionales que se prestan para agredir a Venezuela, ya que no están respetando la soberanía nacional y la autodeterminación de los pueblos, lo que se convierte en un camino peligroso para la estabilidad de América Latina.

image_pdfimage_print