“Nuestro Salvador Allende” una columna de Carlos Poblete Ávila

El Presidente Salvador Allende como el luchador social histórico que fue, está inscrito en la fértil memoria de Chile y de los pueblos del mundo que supieron de su consecuencia política.
Él mismo lo decía : ” Soy un luchador social de toda mi vida “. Se convirtió en un líder popular que durante años consagró su inteligencia y su voluntad para hacer de Chile una Patria digna. Su biografía nos habla de esos altos valores humanos que millones de trabajadores, hombres, mujeres y jóvenes tuvieron y tuvimos el privilegio de conocer y vivir.
Personalmente siempre me impresionó su inmensa vitalidad, su incansable entrega en pos de las transformaciones que nuestra sociedad requería, país nuestro por siglos a merced de la explotación y del saqueo de las clases oligárquicas y de los intereses foráneos imperialistas.
Como se sabe, muy joven siendo estudiante fue expulsado de la Universidad por su claro compromiso como luchador. Luego en 1938-39, fue ministro de Estado en el área de la salud, en el gobierno del Presidente Pedro Aguirre Cerda. Parlamentario -diputado y senador -. Autor de leyes en defensa de las madres y de los niños. Cuatro veces postuló a la Presidencia de la República: en 1952, 58, 64 y 1970. El pueblo de Chile fue ‘ allendista ‘ ; el poeta nacional Gonzalo Rojas, hace unos años, al recibir el Premio Internacional Miguel de Cervantes en España, dijo ser ‘ allendero ‘, rica connotación semántica que habla del carácter popular del líder que fue Allende.
Salvador Allende fue un patriota revolucionario. Como Presidente durante su mandato postuló y ejecutó las radicales transformaciones sociales, económicas y culturales que el país demandaba, con claras perspectivas al socialismo. Tras ese justo proyecto hacia una nueva sociedad, de forma inédita se logró unir a las corrientes ideológicas marxistas, laicas y cristianas, en lo que se llamó y fue la Unidad Popular.
Su Gobierno ( 1970 a 1973 ) se enfrentó a los grandes poderes : A la oligarquía chilena y a su aliado el imperialismo norteamericano. El sabotaje y la traición, sumado al crimen de esos poderes fraguaron finalmente el  11 de septiembre de 1973, el funesto y sangriento golpe de Estado, que instaló en el país por 17 años a la dictadura cívico militar de carácter fascista.
El fragmento del discurso del Presidente Allende que se escucha y que va con este texto, fue pronunciado a miles de estudiantes y académicos de la prestigiosa Universidad de Guadalajara de  México. Ese hermoso y monumental Auditorio lleva el nombre del Ilustre Mandatario chileno. Esa intervención del Presidente dirigida a la Juventud de América Latina, ocurrió el día 2 de Diciembre de 1972, a 9 meses del golpe de Estado.
La Federación de Estudiantes de ese plantel universitario, en 1997, editó 120 mil ejemplares con el texto completo de ese memorable discurso. Fue la ocasión en que Salvador Allende dijo aquella famosa frase que ha marcado a millones de jóvenes de Nuestra América : ” Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica “.
Carlos Poblete Ávila,
Profesor de Estado
Chile, Septiembre de 2018.
image_pdfimage_print