“Queremos ser el puente entre Asia y América” señaló Pdta. Bachelet en intervención como invitada especial a Foro de la Franja y la Ruta

La Jefa de Estado participó esta mañana en el foro de cooperación internacional organizado por China “Una franja, una ruta”, donde señaló que “estamos apostando por el futuro, uniéndonos en un esfuerzo que conducirá a mediano y largo plazo hacia nuevas opciones de trabajo conjunto que favorezca el desarrollo para todos”.

VER VIDEO PRESIDENTA BACHELET FORO LA FRANJA Y LA RUTA CHINA 2017

En el marco de su participación en el Foro “Una Franja, una ruta”, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, expuso esta mañana en la Sesión Plenaria del Diálogo de Alto Nivel, instancia en la que manifestó que “es un privilegio compartir algunos comentarios en este Diálogo de Alto Nivel, en nombre de mi país y de toda América Latina. En un momento de creciente escepticismo sobre los beneficios de la apertura económica, este Foro es una oportunidad para mirar más allá de las circunstancias actuales y trabajar juntos hacia un desarrollo duradero”.
La iniciativa “Una franja, una ruta” (OBOR), conocida como “La Ruta de la Seda y el Cinturón Marítimo del Siglo XXI”, es una estrategia lanzada por el Presidente Xi Jinping en 2013, que se focaliza en la integración para el desarrollo, en base a la infraestructura, el comercio y las inversiones. El concepto está inspirado en la red comercial conocida como Ruta de la Seda. En sus inicios, convocó la participación de países de Europa, Asia y África, y durante la APEC de noviembre de 2016, el Presidente Xi Jinping invitó a sumarse a las naciones de América Latina.
La Gobernante destacó que “en áreas como la infraestructura, la conectividad y el desarrollo sustentable, existen claras posibilidades de una mayor cooperación a nivel regional y mundial. Consideramos que la Iniciativa ‘Una Franja, Una Ruta’ es clave en este proceso, ya que promueve los acuerdos comerciales regionales y mejora la conectividad en los países asiáticos, Europa y África, pero también en América Latina”.
Del mismo modo, indicó que “Chile acoge con satisfacción el gran esfuerzo llevado a cabo por China en la búsqueda de nuevos mecanismos de acercamiento, conectividad, innovación y desarrollo sustentable. La envergadura de la Iniciativa ‘Una Franja, Una Ruta’, el alto nivel de participación y sus dimensiones estratégicas destacan su capacidad para convertirse en el mayor proyecto de cooperación económica actualmente en marcha”.
Y aseguró que “nuestra presencia aquí hoy señala nuestro apoyo a esta iniciativa, reafirmando nuestros lazos de amistad y cooperación. Estamos apostando por el futuro, uniéndonos en un esfuerzo que conducirá a medio y largo plazo hacia nuevas opciones de trabajo conjunto que favorezca el desarrollo para todos. Chile es un fuerte promotor de la integración. Hemos defendido la idea de la convergencia en la diversidad, buscando intereses comunes en lugar de diferencias, particularmente en el ámbito económico para obtener beneficios mutuos”.
Sobre este punto, la Mandataria recordó que la Alianza del Pacífico, bloque de cooperación presidido temporalmente por nuestro país, está desarrollando iniciativas comerciales conjuntas con el MERCOSUR, el otro relevante bloque comercial sudamericano.
Finalmente, la Presidenta Bachelet dijo que “Chile está listo para ser un país puente entre Asia y América Latina. Consideramos que la Iniciativa ‘Una Franja, Una Ruta’ es el camino para acortar distancias y construir una conectividad moderna, que será una contribución a los procesos productivos, el crecimiento nacional, la apertura de nuevos mercados, el fomento de la inversión, el aumento del flujo turístico y la profundización del entendimiento mutuo que conduzca a una sociedad más inclusiva, igualitaria, justa, próspera y de paz con desarrollo para todos”.

 

************************************************************************************************************

Discurso de S.E. la Presidenta de la República,

Michelle Bachelet Jeria, al participar en la Sesión Plenaria del Diálogo de Alto Nivel del Foro “Una Franja, Una Ruta” (Traducción)


Beijing, 14 de mayo de 2017

Queridos amigos:

Quiero agradecer al Gobierno chino y al Presidente Xi Jinping por invitar a Chile a participar en esta importante reunión del Foro Internacional “Una Franja, Una Ruta”. Es un privilegio compartir algunos comentarios en este Diálogo de Alto Nivel, en nombre de mi país y de toda América Latina.

En un momento de creciente escepticismo sobre los beneficios de la apertura económica, este Foro es una oportunidad para mirar más allá de las circunstancias actuales y trabajar juntos hacia un desarrollo duradero.

Según organizaciones internacionales, la economía global continuará creciendo lentamente, con baja productividad y creciente desigualdad, lo que podría presionar a los gobiernos a que adopten políticas económicas restrictivas.

Esto sería resultado del creciente descontento con la globalización y un proteccionismo más generalizado. Para ello, debemos responder a nivel nacional e internacional, desarrollando políticas como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible o políticas nacionales que no dejen a nadie atrás. Pero también tenemos que responder reafirmando nuestro compromiso de no retroceder en el progreso.

Afortunadamente, en áreas como la infraestructura, la conectividad y el desarrollo sustentable, existen claras posibilidades de una mayor cooperación a nivel regional y mundial.

Consideramos que la Iniciativa “Una Franja, Una Ruta” es clave en este proceso, ya que promueve los acuerdos comerciales regionales y mejora la conectividad en los países asiáticos, Europa y África, pero también en América Latina.

Chile acoge con satisfacción el gran esfuerzo llevado a cabo por China en la búsqueda de nuevos mecanismos de acercamiento, conectividad, innovación y desarrollo sustentable. La envergadura de la Iniciativa “Una Franja, Una Ruta”, el alto nivel de participación y sus dimensiones estratégicas destacan su capacidad para convertirse en el mayor proyecto de cooperación económica actualmente en marcha.

 

Y la región entiende la necesidad de ser parte de este gran esfuerzo.

En la última década, Asia y América Latina se han vuelto cada vez más interrelacionados. En el caso de Chile, la mitad de nuestras exportaciones se destinan a Asia y un cuarto a China. Chile debe ser el líder en este aspecto, pero de ninguna manera el único. La situación de otros países latinoamericanos no es muy diferente. El desarrollo de la región de Asia y el Pacífico es fundamental para nuestro propio desarrollo como región. Aún más, los países de Asia Central son mercados potenciales para nuestros productos agrícolas, así como una fuente de recursos energéticos. La Iniciativa OBOR (del inglés “One Belt One Road”) proporciona a todos las herramientas para aprovechar estas oportunidades de prosperidad en común.

Nuestra presencia aquí hoy señala nuestro apoyo a esta iniciativa, reafirmando nuestros lazos de amistad y cooperación. Estamos apostando por el futuro, uniéndonos en un esfuerzo que conducirá a medio y largo plazo hacia nuevas opciones de trabajo conjunto que favorezca el desarrollo para todos.

Chile es un fuerte promotor de la integración. Hemos defendido la idea de la convergencia en la diversidad, buscando intereses comunes en lugar de diferencias, particularmente en el ámbito económico para obtener beneficios mutuos. En ese contexto, la Alianza del Pacífico (es decir, Chile, Colombia, México y Perú) está desarrollando iniciativas comerciales conjuntas con el MERCOSUR, el otro relevante bloque comercial sudamericano. 

Para fortalecer nuestra relación con Asia, hemos emprendido acciones concretas. Por ejemplo, en marzo pasado organizamos el “Diálogo de Alto Nivel sobre Iniciativas de Integración en la Región de Asia-Pacífico”. Ministros y representantes de Alto Nivel de los países de la Cuenca del Pacífico intercambiaron opiniones sobre el futuro del comercio internacional y sobre cómo fomentar la integración regional, a través de diferentes modalidades, como la Alianza del Pacífico, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, en inglés) y el Área de Libre Comercio de Asia Pacífico (FTAAP, en inglés).

Uno de los principales resultados de este Diálogo fue un claro mensaje político respecto a un compromiso común de apertura comercial e integración. Otro logro fue el acuerdo entre los países de la Alianza del Pacífico para iniciar negociaciones expeditas con países del Asia Pacífico para acuerdos comerciales de alto nivel.

Durante nuestra Presidencia Pro Tempore de la Alianza, Chile ha impulsado fuertemente una relación más estrecha con la región de Asia Pacífico. Uno de los resultados fue la adopción en septiembre pasado de un marco de cooperación entre la Alianza del Pacífico y la ASEAN.

Por lo tanto, los bloques de construcción están en su lugar para transformar la Alianza del Pacífico en una poderosa plataforma para la integración en la Cuenca del Pacífico.

En materia de infraestructura, Chile ha estado trabajando para hacer realidad la integración. Hemos avanzado con Brasil, Argentina y Paraguay para implementar un Corredor Bioceánico entre Puerto Murtinho en Brasil y los puertos en el norte de Chile, que conectará el Atlántico con el Océano Pacífico de manera rápida.

También estamos trabajando con Argentina en tres proyectos de infraestructura prioritarios, que nos conectarán mejor.

Iniciativas como éstas están respaldadas por la voluntad política de nuestros países. Requieren, al mismo tiempo, una fuerte inversión y podrían ser parte integral de la Iniciativa “Una Franja, Una Ruta”.

También es necesario ampliar nuestra infraestructura y construir puertos, aeropuertos, oleoductos y puentes digitales, así como colaborar en las áreas de energía, finanzas, ciencia y tecnología e I + D.

Sabemos que nuestra participación en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) también contribuirá a llevar a cabo estas tareas. Creemos que el AIIB encontrará excelentes socios en nuestra región, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF), entidades que hoy financian muchos proyectos de infraestructura.

Estamos convencidos de que éste es el momento adecuado para buscar nuevos horizontes que nos permitan fortalecer el papel de nuestros países en las cadenas de valor globales, una parte central de la economía mundial en las próximas décadas.

Queridos amigos:

Así como la Ruta de la Seda se ha convertido en la Iniciativa “Una Franja, Una Ruta”, hace 500 años, Hernando de Magallanes conectó Europa con Asia a través del Estrecho de Magallanes en la parte sur de mi país. Hoy en día, la era digital ha acortado las distancias. Chile espera ser protagonista de un nuevo camino a través del Océano Pacífico, que irá más allá de las tradicionales rutas terrestres, marítimas y aéreas.

Chile está listo para ser un país puente entre Asia y América Latina. Consideramos que la Iniciativa “Una Franja, Una Ruta” es el camino para acortar distancias y construir una conectividad moderna, que será una contribución a los procesos productivos, el crecimiento nacional, la apertura de nuevos mercados, el fomento de la inversión, el aumento del flujo turístico y la profundización del entendimiento mutuo que conduzca a una sociedad más inclusiva, igualitaria, justa, próspera y de paz con desarrollo para todos.

 

Muchas gracias.

*****

Vía prensa.presidencia.cl

Carlos Ugas Lisboa / envíado especial gira presidencial Indonesia y China