Para el 9 de noviembre en Sindicato BancoEstado se cambió acto conmemorativo: A 100 años de la Revolución de Octubre

El 7 de noviembre de 1917 hace casi 100 años,  Vladimir Ilich Lenin  en  nombre del Comité Militar y Revolucionario, informaba  al II Congreso de los Soviet de toda Rusia, que los revolucionarios se habían apoderado de los puntos claves de la capital incluido el palacio de gobierno.  Es decir, la revolución triunfante había conquistado una parte decisiva  del poder.

Las masas populares lideradas por  los bolcheviques  bajo la dirección de Lenin abrieron una nueva etapa en la historia de la humanidad, fue la primera vez que el proletariado conquistaba el poder. Su objetivo estratégico no era la sustitución  de una forma de explotación burguesa por otra sino la eliminación  de toda clase de explotación del hombre por el hombre organizando  una nueva sociedad, la sociedad sin clases.

El triunfo de la revolución no fue un acontecimiento fortuito sino la culminación de un largo proceso de lucha, de experiencia y de maduración teórica de los revolucionarios en que Lenin juega el papel decisivo al aportar al marxismo nuevos fundamentos:  el análisis  del capitalismo en su etapa imperialista, la doctrina de la revolución y la lucha por el poder, la formación del partido revolucionario, el papel de la clase obrera, la transformación revolucionaria de la sociedad, el rol de la prensa en la lucha ideológica por la conquista de las masas.

Posteriormente, el afianzamiento de la revolución fue una lucha de años, la guerra en contra del Estado naciente unió a los países capitalistas tanto en apoyo a los ejércitos de la contrarrevolución como invadiendo a la Rusia revolucionaria por diferentes partes del extenso país. Fueron años de enormes sacrificios del pueblo y del Partido que perdió a gran parte de sus mejores cuadros en la guerra que duró más de cuatro años.

Cuando se conquistó la paz el país estaba destruido y desorganizado. Las fábricas no producían  tampoco el agro, el hambre y el frío eran la constante para el pueblo. Lenin que había dirigido el país en la guerra y los inicios de la reconstrucción cayó enfermo producto de un atentado y  las condiciones de desgaste. Sin embargo el proceso ya estaba en marcha con todas las dificultades para avanzar por un camino que no tenía señales ni precedentes.

Con todos sus problemas, el Estado que fundó Lenin en 1917 logró transformarse en una potencia económica y militar sin ayuda y más bien con el sabotaje permanente de las potencias capitalistas.  Llevó el peso fundamental en la liberación de la humanidad de la bestia fascista a costa de 20 millones de sus hijos. Sus científicos fueron los primeros que colocaron al hombre en el espacio. Ayudó a los pueblos coloniales a liberarse, solidarizó con la lucha de la clase obrera en el mundo. Fue un sostén importante en la consolidación de la Revolución Cubana y, en nuestro caso, colaboró a la lucha del pueblo chileno en contra de la dictadura apoyando  firmemente tanto a nuestro Partido como a otros partidos antifascista.

Las causas del derrumbe de la Unión Soviética no inhiben para nada el gran aporte realizado en hacer avanzar a la humanidad y a sembrar la semilla que, sin lugar a dudas, fructificará para felicidad del hombre.

¡Viva la memoria de Vladimir Ilich Lenin!