Diputado Lautaro Carmona acusó operación de inteligencia para empatar situación con profunda corrupción que involucra a la derecha

El secretario general del Partido Comunista, Lautaro Carmona, fue tajante al afirmar que su partido no ha faltado en absoluto a ninguna exigencia legal, para beneficio propio. Esto, a raíz de las acusaciones infundadas de la derecha sobre supuestos contratos simulados en la venta de inmuebles.

El diputado Lautaro Carmona aclaró que esta decisión se apega a la legalidad de la nueva normativa que exige la Ley de Partidos Políticos, por estar dentro de las facultades que posee cada colectividad, para mantener activo su recurso económico, en base a factores como la inflación y el IPC.

 

Además, Lautaro Carmona recordó que desde su fundación, el Partido Comunista de Chile se ha asociado a las ideas que representan a las personas más humildes que históricamente tuvieron domicilio político en las sedes partidarias, construidas con el esfuerzo de todos sus militantes.

 

Profundizando en esta materia, el parlamentario dijo que pese a que la Dictadura destruyó todas las sedes del Partido Comunista, cada militante, trabajador y obrero, trabajó en el proceso de reconstrucción, aportando con sus propios recursos, lo que permitió incrementar su patrimonio y dinero a largo plazo.

 

Por otro lado, Lautaro Carmona acusó una operación de inteligencia, encabezada por los sectores más reaccionarios de la derecha, frente al cuestionamiento del modelo neoliberal, construido en base a la relación corrupta entre el dinero y la política por parte de ese mismo sector político.

 

El secretario general del Partido Comunista agregó que los capitales que financian a la derecha y explican la fortuna del ex presidente Piñera, provienen de la enajenación de empresas del Estado en Dictadura donde los beneficiados directos fueron la UDI y Renovación Nacional. Los mismos que incrementaron su patrimonio mediante la evasión de impuestos de la empresa PENTA.

 

En base a sus números argumentos, el diputado Carmona concluyó que a diferencia de la UDI y Renovación Nacional, El Partido Comunista no tiene ninguna relación con la corrupción.