Carolina Nissen y su disco “Bosque”: “Hay canciones que están súper dramáticas”.

Hablar de música con Carolina Nissen es hablar de pianos en azoteas, de viajes, teatro, y mucho más. Y es que la versatilidad de la compositora y cantautora fluye ágilmente por las rutas de la creación musical actual.

Ejemplo de esto es “Bosque” -su tercera gran producción- que le tomó un poco más de tiempo, pues entremedio partió rumbo a Colombia y dos veces a México para dar a conocer su experiencia  multidisciplinaria en la obra “La heroica República del sillón rojo”: “Al volver de la gira larga (2016) no había terminado el 80 por ciento de Bosque. Me faltaba ese otro 20 que eran las colaboraciones que pensaba hacer hace tiempo”.

Así es la música para ella, una cierta fluidez que no se reduce a un lenguaje específico, lo cual se ve reflejado en sus propuestas que exploran más allá de los esquemas tradicionales. “Estoy en un proyecto que se llama Piano Tour y son siete capítulos en donde me paseo en siete lugares distintos y con siete pianos”. Nos detalla que ya estarán en el sexto con un piano valdiviano y que ya ha tocado en el piano de su casa, de Estudios Triana y hasta en una azotea con el piano regalado por Audiomúsica”.

Dentro de este flujo la creación de “Bosque” ha sido toda una aventura de nuevos lugares para la compositora. Algo de ello es la incorporación de arreglos mucho más electrónicos que aportó el connotado músico Andrés Landón: “Me encanto lo que hacía”, señala. “Lo que a mí me sale más natural es lo acústico, entonces necesitaba un universo que fuera distinto al mío y eso lo aportó Landón con sus sonidos más electrónicos”.

Otra primicia en la trayectoria de la artista es el video de “Lo que aprendí” que fue filmada en su ciudad natal Valdivia, con la colaboración de Benjamín Walker y con la presencia minimalista de los arreglos electrónicos. “Va muy en la línea de mi leitmotiv. Hablo mucho de los recuerdos de la gente y de los espacios que nos van influenciando y marcando” nos cuenta.

La música  de Carolina Nissen se escucha, pero también se ve. Sus letras, casi como un poema oriental, se pueden comparar a un juego de gotas de agua. Su obra musical tiene algo de tela blanca en donde la canción se va haciendo en la medida que se va escuchando con sus letras, metáforas, imágenes y melodía.

La última creación de Carolina Nissen viene empapada de fuertes tonos que realzan las intensas emociones de sus letras: “Yo siento que es un disco súper oscuro a diferencia de los discos anteriores. Mis discos siempre han sido melancólicos y este sigue por la misma línea. Tiene otro peso, tiene más capa, hay canciones que están súper dramáticas”.

Letras íntimas e intensas. Armonías que envuelven. El lenguaje de Carolina Nissen es similar al breve despegue de una bengala, pero con una larga estela de sensaciones líricas y musicales que impregnan el sentir de quien la escucha.

Como un todo que revela lo más escondido, es “Bosque” de Carolina Nissen.

Escucharlo es recorrerlo. Más aún cuando se lance oficialmente en Noviembre